viernes, 24 de marzo de 2017

La Gran Ola






"Es increíble pensar que la costa andaluza son dos niños jugando en la arena con una pala, creyendo que nunca va a pasar nada. Y sí. Esa ola gigantesca ya está viniendo. No sabemos cuándo va a llegar, pero ya está viniendo. Y no hacemos nada". Quien pronuncia estas palabras no es ningún profeta apocalíptico, ni ningún director de películas de catástrofes, ni ningún friki de los desastres naturales. Es María Belón, la médico española superviviente a uno de los tsunamis provocados en el Sureste asiático por el terremoto del Océano Índico de 2004 que inspiró la película Lo imposible. Más de 230.000personas perdieron la vida y dos millones, sus hogares y sus medios de subsistencia.
El de María Belón es sólo uno -el más impactante, sin duda- de los cuarenta testimonios de expertos, científicos, cargos públicos, funcionarios y especialistas en rescates que recoge La gran ola, un documental del director Fernando Arroyo que alerta del riesgo cierto de que las costas gaditanas y onubenses, andaluzas y portuguesas, vuelvan a ser engullidas por un maremoto como el del uno de noviembre de 1755. Y lo que es peor: en el que denuncia que a día de hoy no existen protocolos de actuación ante este tipo de desastres. Ni siquiera en los centros escolares.
"La predicción de esta clase de fenómenos es prácticamente imposible; en prevención se está trabajando, pero no se está haciendo nada desde el punto de vista de la concienciación, de la educación. Incluso si tuviésemos los mismos sistemas de detección que Japón y Chile es como si no hubiésemos hecho nada", cuenta Fernando Arroyo a este periódico en el escaso hueco que le deja la promoción de la película. Hoy se estrena en los cines de El Puerto, Chiclana, San Fernando y Rota y el próximo día 31 llegará a Cádiz. Y seguro que no dejará indiferente a nadie. Porque las argumentaciones científicas y las advertencias de los expertos culminan con la recreación de una de las peores pesadillas que han tenido alguna vez en su vida muchos gaditanos: la de una marea gigante tragándose literalmente la ciudad por donde se abalanzó el maremoto que sucedió al terremoto de Lisboa. El realismo resulta espectacular.
"Sin embargo, cuando realmente te das cuenta de la posibilidad de que ocurra es ante las imágenes aéreas de la costa gaditana, onubense y portuguesa", avanza el realizador.
"¿Cuánta gente hay en la costa de Cádiz y Huelva en la playa?, ¿cómo evacuamos a un sitio seguro a toda esa gente?", se pregunta Antonio Pazos, jefe de Sismología del Real Observatorio de la Armada de San Fernando. "Además, en una zona baja donde hay mucha marisma", añade.
"Sacar de Cádiz, donde sólo hay dos salidas, a cien mil personas en media hora es imposible. A dónde vamos? ¿Dónde nos refugiamos? Hay desconocimiento, pero es que tampoco hay muchos sitios", insiste el capitán de fragata.
En Portugal no mejora la situación. Manuel Lopes, profesor del Instituto Superior Técnico de Lisboa, estuvo alertando durante años a todos los grupos parlamentarios lusos sobre la existencia real de riesgo sísmico en el país vecino. "En 2010 conseguimos que la Asamblea de la República aprobase una resolución. A día de hoy no se ha hecho nada. Y cuando le dije a un diputado que no estaban preocupados me dijo que sí: que de hecho ya habían reforzado la Asamblea de la República. ¿Y los otros diez millones de portugueses que no trabajan allí?".
Fernando Arroyo llegó a grabar 40 horas de entrevista. "Enseguida me di cuenta de que los investigadores estaban deseando hablar de algo de lo que no se habla", reconoce. Y es que los supuestos efectos negativos sobre el turismo impiden a los gestores públicos que se debata, que se planifique, que se tomen medidas, dice. "Me conformo con que la gente empiece a hablar de todo esto: de la necesidad de señalizar las playas, de establecer rutas de evacuación, de que los niños aprendan en los colegios qué deben hacer y qué no", confiesa el documentalista.

     CAPOTE DE PASEO            PDF          GALERIA DE FOTOS
 ARQUEOLOGIA FLAMENCA

_______________________________

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario